Idea de marketing directo

Sorpresa!

La empresa cumplía 50 años y por eso pensamos una serie de acciones específicas bien apuntadas a los clientes. El entorno era complicado: pocas ventas, poco dinero circulando en la calle, descontento social generalizado, y un horizonte no mucho más prometedor.

Con esto en mente, nos enfocamos en aquellos clientes que estuvieron cerca de la marca por más tiempo, a quienes por distintos motivos estaba bueno seguir fidelizándolos y quienes necesitaban un mimo.

Para maximizar el presupuesto, teníamos que puntualizar con una acción que cumpliera con los objetivos propuestos.

Qué se nos ocurrió? Como parte del paquete de acciones, largamos con los “Desayunos y picadas sorpresa”

En complicidad con los vendedores, se diseñó un esquema de entregas para que cada uno de los vendedores esté con el cliente al momento en que llegara la picada. La idea era compartir un momento ameno con los clientes, generar un entorno amistoso, escucharlos y charlar de lo que les pasa. Al ser sorpresa y  “porque si”, a la gente le caía genial.

El resultado fue excelente: clientes contentos y agradecidos. Los clientes no solo generaron más pedidos luego de las picadas y desayunos sino que los ánimos se calmaron. La persepción de los clientes para con la empresa mejoró y eso se vió reflejado en el día a día.

 

Author: anabel

Leave a Comment