Originales y editables no son lo mismo

Cada tanto me toca explicarle a algún cliente la diferencia que existe entre entregable (original) y editable. Como bien indica la palabra el editable es ese tipo de archivo que cualquier humano puede abrir y modificar. Especialmente los textos.

Para explicarlo de manera simple: el original es la Coca Cola que comprás en el kiosco, el editable es la fórmula.

Cuando vas al kiosco a pedir una Coca, te dan una botellita que sale $15. Si en cambio le pidieras a Juan Carlos The Coke Company que te de la formula, el buen hombre te diría que sale millones y  millones de dólares (y nos quedamos cortos).

“¿Cómo que con 15 pesos no me dan la formula? Si yo pagué por una Coca Cola, ¡la fórmula debería venir incluida!” Es lo mismo que pasa en diseño, el cliente paga por el original, no por el editable. La mayoría de las personas interpretan que el editable y el original son la misma cosa. Pero con el editable podés modificar textos, por ende el tamaño general de la pieza, colores, etc.

Cuando un diseñador le envía un archivo illustrator, por poner un ejemplo, a una imprenta se supone que es para abrirlo e imprimirlo, por eso lo envía a curvas. Eso significa, en términos mundanos, que todas las tipografías están convertidas a dibujos y los textos no pueden ser editados. Si el humano que agarre ese archivo a curvas quisiera crear una nueva pieza a partir de los elementos que figuran en el archivo o si quisiera hacer una modificación, va a tener que rearmar gran parte del archivo.

Es por eso que las agencias de publicidad, estudios de diseño y freelances no dan así nomás los archivos editables, sino que cuando un cliente se los pide lo cotizan aparte.

Los editables no son baratos, de hecho son mas caros que los originales porque con ellos se puede modificar completamente una pieza y por consiguiente el cliente podrá generar más dinero (o ahorrarlo).

Sino, imaginate el dineral que harías con la formula de Coca Cola.

Tags:

Author: anabel

Leave a Comment